.

La cerámica de Noemí Márquez convoca en D’Museo

Bajo el título de  Luz & FUEGO que dejan Huella en el Tiempo, la ceramista Noemí Márquez presenta el fruto de su más reciente obra, producto de su inagotable creación e intensa relación con los elementos fundacionales, tierra, aire, agua y fuego, y que se expresan en una apretada selección de cerca de 30 piezas de diversos formatos y materiales para celebrar cuatro décadas en el arte.

La galería D’Museo ubicada en el Centro de Arte Los Galpones, con la curaduría de José Francisco Cantón y la museografía de Alberto Asprino y el mismo Cantón, ofrece a partir de este domingo 19 de noviembre a las 11 a.m., a la par que piezas clave de Noemí Márquez, un valioso testimonio de su trayectoria basado en el trabajo de los experimentados fotógrafos Luís Lares, Manuel Pérez “Tucán”, Antolín Sánchez, Carlos Germán Rojas, Edgar Moreno, Laura Márquez y María Isabel Morillo, quienes durante años han ejercido un intenso acompañamiento de la artista en el taller y en sus proyectos expositivos que les ha permitido captar momentos estelares de su ruta creativa.

Una ocasión que siempre propició la artista de hacerse acompañar por quienes le han brindado su luz: “La fotografía nos regala la realidad de un instante, un paisaje, un retrato, una escultura, un pueblo, una ciudad, un mundo, un presente, un pasado y un futuro para recordar”, dice Noemí Márquez próxima a cumplir 84 fértiles años de celebración de una fiesta interminable. La que ocurre de la maravillosa conjunción del trato con el barro, la cocción, el pacto con el fuego y sus purificadoras temperaturas, el encuentro de las formas que surgen de la arcilla, la porcelana, el barro y la arena una vez que los temas/personajes ya están en la mente y el taller a la espera de su ejecución, hijas naturales del encendido trópico que las inspira.

Entendemos la obra de Noemí –dice José Francisco Cantón- como consecuencia de su compromiso creador, piezas de formas fantásticas y expresiones que vinculan el elemento vegetal con lo iconográfico. Obras saturadas de contenido simbólico y de un espacio violentamente palpable, signadas por la búsqueda de una dimensión que se corresponde con el tiempo que la artista vive. Así es su verdadera temática.

El público verá y admirará piezas de hasta tres metros de altura, algo normal para quien como Noemí Márquez ha lidiado con grandes volúmenes en espacios retadores, aunque también estarán piezas de mediano formato propiciando un equilibrio en sala. Una producción cimentada en la elaboración de un discurso sólido al que arribó una vez superada su etapa inicial utilitaria como paso previo al lenguaje acendrado actual.

Cantón señala que “Ninguna de las piezas de la ceramista es completamente lisa: tienen signos como flechas, espirales y cruces”. Aunque pueden asociarse con la simbología indígena, para la autora no son más que marcas para vestir la obra, pues su intención es darle personalidad a cada una para que se diferencie de las otras. Sin embargo, en conjunto las personas pueden reconocer que provienen de las mismas manos, las de Noemí Márquez.​​

Noemí Márquez tiene una profunda formación artística. Realizó estudios de cerámica y arte puro, modalidad cerámica, en la Escuela Cristóbal Rojas (1969-1975) con Sergio González y Reina Herrera. En 1978 tomó cursos de cerámica avanzada en Skidmore College (Saratoga Springs, Nueva York) y en la Penland School of Crafts (Spruce Line, Carolina del Norte). Inicialmente produjo piezas con formas fantásticas y expresiones que vinculaban el elemento animal con lo vegetal; luego trabajó con piezas espaciales, especies de robots y platillos voladores.

Participó entre 1981 y 1993 en diversos seminarios con destacados ceramistas internacionales, entre ellos Warren Mackenzie, quien cambió su concepto de la cerámica utilitaria, y Tom Suomalainen, quien la induce a la cerámica escultórica.. Es miembro fundador de la AVAF, que preside entre 1982 y 1984.

Ha participado en numerosas muestras colectivas, entre ellas el Salón Nacional de las Artes del Fuego, “View Points in Venezuela Ceramics” (Meeting Point Art Center, Miami, Florida, Estados Unidos, 1981), la I y II Trienal Mundial de Pequeña Cerámica (Zagreb, 1984 y 1987), “Venezuelan Studio Ceramics” (British Craft Centre, Londres, 1985), la II Exhibición de Cerámica Internacional (Museo de Bellas Artes, Taipei, Taiwan, 1985) y la Foire Internationale d’Art Latinoamericain (Bruselas, 1994). En 1995, en el marco de la muestra “Diez presencias de las artes del fuego en Venezuela” (GAN), interviene el área de la pileta con una serie de piezas de gran contundencia visual. En 1998 recibió el Premio Nacional de Artes del Fuego.

La exposición LUZ & FUEGO que dejan Huella en el Tiempo de Noemí Márquez se estará presentando desde el 19 de noviembre hasta finales de febrero de 2018, en la Galería D’Museo, ubicada en el Centro de Arte Los Galpones, Avenida Ávila con 8va transversal de Los Chorros. El horario de exposición es de martes a sábado, de 10:00 a.m. a 6:00 p.m., y los domingos de 11:00 a.m. a 4:00 p.m. La entrada es libre

Comentarios

comentarios

Soy una combinación de muchas cosas, pero la más sobresaliente es mi ambición.